Trabajando desde casa

Gastos que te puedes deducir si estás trabajando desde casa

Gastos que te puedes deducir si estás trabajando desde casa - Trabajando desde casa

Si eres autónomo o emprendedor y has decidido comenzar a desarrollar tu trabajo desde casa, ¡enhorabuena!, ya que existen muchos gastos que te puedes deducir y, además, contarás con dos grandes beneficios.

El primero de ellos es la reducción de costes, algo a tener muy en cuenta sobre todo en el inicio de un nuevo negocio.

Ahorrarás bastante dinero al no tener que invertir en la compra o alquiler de una oficina, una de las mayores inversiones al comenzar una actividad económica.

El segundo y casi podríamos decir el más importante, es la conciliación de la vida personal y laboral, un aspecto muy valorado hoy en día por la sociedad.

El ahorro de tiempo en desplazamientos (ya que te evitarás esos atascos insufribles en hora punta en los que, si te paras a pensarlo, puedes perder entre dos y tres horas de tu vida) y la libertad de poder organizar y compaginar tu vida personal y familiar con la laboral es un gran privilegio.

Así que espero que después de leer esto te sientas más feliz de haber tomado la mejor decisión: trabajar por cuenta propia como autónomo y hacerlo desde casa.

Gastos que te puedes deducir si estás trabajando desde casa - Trabajando desde casa

Pero… ¿son iguales todos los tipos de autónomos?

Sí, la figura de autónomo es única. Lo que varía es el tipo de actividad que desarrolla cada uno.

Así que antes de pensar en los gastos que te puedes deducir si trabajas desde casa, primero deberías tener claro si tu actividad está catalogada por Hacienda como empresarial o si se trata de una actividad profesional.

¿Y cómo lo sabes?

Muy sencillo. Busca, entre tu documentación, el modelo declaración censal 036 o 037 (alta en el censo de empresarios y profesionales) que presentó tu asesor en la Agencia Tributaria el día que diste de alta tu actividad.

Ahí viene especificado si tu actividad es empresarial o profesional y el epígrafe de IAE que te corresponde.

Este dato es muy importante debido a que es lo que determina:

  • Cómo tienes que hacer las facturas por los ingresos de tu actividad.
  • Qué obligaciones fiscales tienes con la Agencia Tributaria, es decir, qué impuestos tienes que presentar cada trimestre.
  • Y, por último, qué gastos te puedes deducir en tus impuestos.

Ahora que ya lo tienes claro, vamos al lío.

¿Qué impuestos tengo que declarar como autónomo?

Si te has dado de alta como autónomo será importante que sepas qué gastos te puedes deducir y, sobre todo, que tengas claro qué impuestos debes declarar:

Modelo 303. IVA

Tanto si tu actividad es profesional como empresarial, tendrás que tributar por IVA, salvo que tu actividad esté exenta, como sería el caso de los algunos servicios educativos y sanitarios, los médicos profesionales, etc.

Una vez terminado el último trimestre del año, habrá que presentar un resumen anual modelo 390.

Gastos que te puedes deducir si estás trabajando desde casa - Trabajando desde casa

Modelo 111

Es donde se declaran las retenciones practicadas a los trabajadores, si los tuvieras, o las retenciones practicadas, si has contratado los servicios de un profesional. Esta declaración tiene su correspondiente declaración informativa anual, modelo 190.

Modelo 115

Engloba las retenciones por el alquiler de un local de negocio. Es el inquilino el que tiene la obligación de presentar y pagar este impuesto trimestral. También tiene su correspondiente declaración informativa anual modelo 180.

¡Pero ojo! Si en tu declaración censal de alta (recuerda: modelo 036 o 037) has visto que tu actividad es empresarial entonces, además de tener que presentar los impuestos anteriores, estarás obligado a tributar por el beneficio de tu actividad de forma trimestral, mediante la presentación de otro impuesto.

En este caso, se tratará del Modelo 130 si te encuentras en el régimen de estimación directa simplificada o normal y del modelo 131 si estás en el régimen de estimación objetiva o conocida como “módulos”.

Después de toda esta información, supongo que ya tendrás perfectamente claro cuál es tu caso.

Así que ya estás preparado para conocer a fondo qué gastos te puedes deducir si desarrollas tu actividad desde casa.

Empezamos: gastos deducibles si trabajas desde casa

Gastos directamente relacionados con tu actividad

Solo puedes deducirte los gastos que estén directamente relacionados con tu actividad”. Si funcionas bajo esta premisa, ya lo tienes casi todo hecho.

Aquí se incluyen gastos como la compra de materiales, gastos por el asesoramiento empresarial, por la cuota de autónomos, seguros de responsabilidad civil, gastos de publicidad etc.

Después, será tu asesor fiscal quien tome la decisión final, pues como no podía ser de otra manera siempre hay excepciones. Sobre todo en materia legal y tributaria.

El 30 % de los gastos de suministro

La gran novedad es que, si trabajas desde casa, puedes deducirte el 30 % de todos los gastos de suministro: luz, agua, seguro, teléfono, gas, etc. Pero cuidado, solo el 30 % de la superficie de tu casa que destines a desarrollar tu actividad.

Y como Hacienda lo sabe todo, para poder deducirte este porcentaje en tu declaración censal de alta modelo 036 o 037 has tenido que notificar lo siguiente:

  • La dirección de tu casa, que será el lugar donde vas a desarrollar la actividad.
  • Y los metros destinados para ello. Por ejemplo, si tu casa tiene una superficie total de 100 m² y destinas para trabajar solo 20 m².

Para que lo entiendas con números:

Superficie de la casa 100 m² – Superficie destinada a trabajar 20 m². ¿Qué porcentaje de la vivienda se utiliza para trabajar? El 20 %.

Te podrás deducir, por tanto, el 30 % sobre el 20 % de los gastos. Siguiendo con el ejemplo:

Si el gasto de luz es de 150 euros al mes, ¿qué gasto de luz corresponde al 20 %, que es el porcentaje de superficie destinada al trabajo desde casa? 150 euros al mes x 20 % = 30 euros al mes.

Ese el gasto de luz que corresponde a la zona de trabajo. Pues bien, de esa cantidad es de la que te puedes deducir el 30 %.

Por tanto, el gasto deducible de luz/mes trabajando desde casa será 30 % x 30 euros = 9 euros al mes, eso es lo que te podrías deducir en este ejemplo.

¿Lo estabas haciendo así? Como ves, no es oro todo lo que reluce. Por eso es aconsejable que cuentes siempre con un experto en la materia que te acompañe durante todo el desarrollo de tu actividad y te aconseje e informe de todas aquellas medidas que pueden afectar a tu negocio para evitar posibles errores.

Gastos que te puedes deducir si estás trabajando desde casa - Trabajando desde casa

El seguro médico

Podrás deducirte hasta 500 euros por cada cónyuge e hijos que tengan menos de 25 años de edad.

Si alguno de los miembros de tu familia por el que te dan derecho a esta deducción es discapacitado, entonces la cantidad máxima a deducir será de 1.500 euros.

El coche

Si utilizas coche u otro tipo de vehículo para la actividad de transporte de viajeros o de mercancías o si eres agente comercial, mensajero, taxista o profesor de autoescuela, podrás deducirte los gastos relacionados con el vehículo que utilices para desarrollar tu trabajo.

En el resto de actividades, podrás deducirte solo el 50 % del IVA de los gastos del vehículo como, por ejemplo, gasolina, aparcamiento, gastos de reparación y mantenimiento.

Las dietas

Podrás deducirte por gastos de manutención 26,67 euros al día si trabajas en España y 48 euros al día si has realizado algún trabajo en el extranjero.

Pero no es así de fácil. Para poder deducirte esta cantidad tienes que haber realizado el pago de forma electrónica y en establecimientos de hostelería y restauración.

Trabajar desde casa es una gran ventaja, pero no olvides que rodearte de expertos en cada área complementaria a tu actividad te aportará un gran valor a ti y a tu cliente.

Ahora que sabes qué gastos te puedes deducir si trabajas desde casa, recuerda que a través de este blog también hallarás trucos y consejos para ser feliz trabajando.

Avatar

Silvia de Lama Toledo

Silvia de Lama Toledo es licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad San Pablo-CEU de Madrid.
En la actualidad, cuenta con más de 14 años de experiencia como asesora fiscal y con una amplia formación en marketing.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.