Trabajando desde casa
¿Cuánto vale tu hora? Descúbrelo con la calculadora freelance de Laura López - Trabajando desde casa

¿Cuánto vale tu hora? Descúbrelo con la calculadora freelance de Laura López

“¿Cuánto vale mi hora?”, “¿qué debo cobrar por los servicios que ofrezco?”. Sin duda, nos encontramos ante dos preguntas que todos los freelances nos hemos hecho en alguna ocasión, sobre todo al empezar nuestro camino por el sendero del emprendimiento.

No te voy a engañar; encontrar una respuesta no es sencillo debido a que son muchos los factores que influyen en la decisión de las tarifas.

Cuando comencé a preparar mi listado de precios para los servicios que ofrezco en mis blogs (artículos patrocinados, banners, enlaces…), accedí a internet en busca de pautas y consejos para establecer el precio adecuado, y así fue como conocí la calculadora freelance.

Se trata de un proyecto creado por Laura López, toda una emprendedora y la responsable de que todos podamos utilizar esta herramienta centrada en calcular el precio por hora de un freelance.

Gracias a esta calculadora on-line gratuita, los emprendedores, autónomos y profesionales que trabajan por cuenta propia pueden disponer de una base orientativa para fijar sus tarifas.

La calculadora freelance diseñada por Laura López solicita una serie de datos, tales como días de vacaciones o gastos mensuales, entre otros, que el usuario debe rellenar para poder obtener un precio por hora orientativo.

Se trata de una solución de lo más útil para cualquier freelance, y no porque lo diga yo, sino porque ya ha sido utilizada por más de medio millón de personas.

Después de conocer el proyecto no he podido resistir la tentación de contactar con Laura López para que comparta su experiencia con todos los lectores de este blog y nos proporcione más información sobre esta calculadora freelance que te ayudará a ser más rentable como autónomo.

Su amabilidad, cercanía e interés por colaborar con nosotros nos ha permitido compartir contigo la entrevista que hallarás a continuación, la cual te ayudará a conocer mejor a esta emprendedora, diseñadora y experta en marketing de Vizcaya.

Laura López nos habla de su calculadora para profesionales freelance y de su experiencia como emprendedora

Laura López es la creadora de la calculadora freelance y también ayuda a diseñadores y creativos freelance a conseguir tener un negocio con buenos resultados y clientes que les valoren y les respeten. ¿Quieres conocerla mejor? Entonces sigue leyendo y no te pierdas la entrevista que hemos preparado.

¿Cuánto vale tu hora? Descúbrelo con la calculadora freelance de Laura López - Trabajando desde casa
Laura López, creadora de la calculadora freelance.

¿Cómo surgió la idea de crear una calculadora para freelances?

Surgió por una necesidad propia cuando estaba iniciando mis primeros pasos creando presupuestos como freelance para mis primeros clientes, a los que daba servicios de diseño gráfico y web.

Inicialmente había puesto mis tarifas un poco al “tuntún”, mirando lo que otra gente cobraba y también poniéndolas respecto a la tarifa – hora de un empleado, cosa que fue un error y me di cuenta después cuando vi que no me salían las cuentas.

Empecé un poco sin saber qué cobrar ni como hacerlo a pesar de que tengo formación en marketing, aunque todo esto se me quedaba muy grande a la hora de trasladarlo a la realidad.

Así es como surgió la calculadora freelance. Encontré una solución parecida, me puse en contacto con sus creadores, la adapté a mi manera y la publiqué aquí en España.

La verdad es que fue un boom sin querer porque el problema que tenía yo lo tenía muchísima gente y se hizo viral de la noche a la mañana y sin haberlo tenido previsto.

¿Cómo funciona la calculadora freelance? ¿A qué sistema recurre para poder establecer una tarifa por hora orientativa?

La calculadora freelance realiza un cálculo muy sencillo en el que se introduce una serie de información para sumar todos los datos que tiene el negocio y el sueldo que se quiere obtener y hace el cálculo de cuánto deberías cobrar por hora y al mes para ser rentable.

Es una especie de mínimo, no es lo que tienes que cobrar. De hecho, por lo general no hay que cobrar por horas el trabajo creativo.

Debemos disponer de esta tarifa para saber cuál es el coste de nuestro trabajo e incluirlo en el cálculo de nuestros servicios para que nunca, nunca, nunca se baje de ese precio y no perdamos dinero.

¿Qué profesionales freelance pueden emplear la calculadora?

La verdad es que la empecé a aplicar para calcular el precio de mis servicios de diseño gráfico y web. No obstante, es importante que cualquier freelance que ofrezca servicios basados en su tiempo tenga estimada esta hora para saber cuál es el coste mínimo.

Además, hay que añadir otra serie de factores que afectan al valor que estás atribuyendo a tu servicio y al posicionamiento que quieres tener con tu servicio. Es simplemente un cálculo para tener una base orientativa y así poder comenzar a saber de qué precio partir.

Pueden utilizar la calculadores freelance ilustradores, diseñadores gráficos, community managers, profesionales del marketing, traductores… es decir, cualquier autónomo que venda servicios basados en su tiempo.

La calculadora freelance suma todos los datos que tiene el negocio y el sueldo que se quiere obtener y calcula cuánto deberías cobrar por hora y al mes para ser rentable.

¿Cuánto vale tu hora? Descúbrelo con la calculadora freelance de Laura López - Trabajando desde casa

Poco tiempo después de su creación, la calculadora se hizo viral en las redes sociales. ¿Qué requisitos consideras que debe reunir un producto o servicio para hacerse viral? ¿Qué recomendaciones les darías a los freelances para que puedan aprovechar el gran potencial de las redes sociales?

Creo que se hizo viral porque estaba resolviendo un problema que tiene muchísima gente y porque on-lineera difícil encontrar una solución o algo orientativo. Además, es una herramienta muy sencilla y gratuita que te da un cálculo inmediato.

Considero que, para que tu proyecto o servicio ayude y la gente lo quiera utilizar o contratar (como en el caso de unos servicios creativos, por ejemplo) debes encontrar a un público que tenga un problema y ofrecerle una solución.

Hay que encontrar un problema en un nicho, un hueco que no se esté resolviendo bien por otras personas y hallar una solución que puedas ofrecer a tus clientes potenciales. Esa es la clave de todo negocio.

¿Recomendaciones para aprovechar las redes sociales? Que no se dejen llevar simplemente porque hay que tener una gran cantidad de seguidores y publicar mucho en las redes sociales.

Las redes sociales son una herramienta más, pero no sirve de nada usarlas todo el día si luego no haces nada con las personas que te conocen a través de ellas.

Hay que crear un embudo de marketing y derivar el tráfico de las redes sociales a tu propia plataforma on-line, a tu propio embudo para captar emails y empezar a construir relaciones directas y no depender de si se están visualizando correctamente los posts de Instagram o de si ha cambiado el algoritmo de Facebook y casi no salen las publicaciones, por ejemplo.

Las redes sociales están muy bien, pero no son una herramienta de venta directa. Hay que utilizarlas dentro de una estrategia general, pero tu estrategia de marketing y ventas no se puede apoyar y depender únicamente de las redes sociales. Ese es mi mayor consejo.

Las redes sociales son una herramienta más, pero no sirve de nada usarlas todo el día si luego no haces nada con las personas que te conocen a través de ellas.

En tu página web relatas que, dos años después de trabajar por tu cuenta, empezaste a sufrir dolores de cabeza, ansiedad y problemas digestivos debido al exceso de trabajo. ¿Cómo lo gestionaste? ¿Qué tipo de terapia o consejo ofrecerías a los freelances que padecen afecciones similares?

Para mí fue la consecuencia de haber pasado mucho tiempo dejándome llevar por la corriente y las demandas externas y por haber perdido el control de mi negocio.

Emprendemos con ganas de ser nuestros propios jefes, tener flexibilidad horaria, elegir con quién trabajamos y nuestros precios y, si no ponemos una estrategia y unos procesos por medio, acabamos trabajando con clientes que no nos convienen, a precios demasiado bajos, más horas de las que deberíamos y sin descanso.

Lo que acaba pasando es que empiezas a sufrir y el cuerpo te avisa porque, como tú mismo no haces caso y lo estás asumiendo como algo natural y como algo que “es lo que toca” por ser autónomo, tiene que ser el organismo el que te avisa y el que te dice que, como no frenes, te va a pasar algo peor y nadie quiere sufrir de un burnout o acabar quemado, como me pasó a mí.

Esa fue la llamada de atención de mi cuerpo; toqué fondo, se me activó una enfermedad autoinmune, se me empezaron a caer partes del pelo, algo bastante desagradable sobre todo para alguien joven. Me preguntaba “¿qué pasa?”, “¿por qué me pasa esto?”.

Hice un gran parón para realizar cambios. También empecé a acudir a terapia con mi psicóloga actual, que es muy buena y que me ha ayudado muchísimo a gestionar mejor el estrés.

Pero no es una cuestión de simplemente gestionar el estrés; sino de hacer los cambios en tu negocio para no llegar a esa situación.

Es importante que no te dejes llevar y que pongas empeño en cómo quieres que sean tu vida y tu negocio, así como comenzar a hacer cosas a diario con las que disfrutes porque, sino, lo único que haces es trabajar y dormir y los fines de semana ya, si eso, quedas con gente.

Entre semana también es importante hacer alguna actividad fuera de tu negocio que te ayude a desconectar, a descansar y a ser más creativo al día siguiente.

Laura López - Trabajando desde casa
Laura López, creadora de la calculadora freelance.

Una recomendación es, por tanto, empezar a cambiar las cosas y no llegar al extremo al que llegué yo y al que, por desgracia, llega mucha gente que, hasta que no toca fondo, no recapacita.

Antes de tener que hacer un parón, mandar todo al traste y volver a trabajar por cuenta ajena, es mejor que, si identificas que estás trabajando demasiadas horas, que encima no es rentable y que tu negocio te empieza a pesar, hagas cambios.

Hay que llevar a cabo una estrategia de marketing, unos procesos, marcarse unos objetivos e ir a por ello. Y, sobre todo, hay que intentar disfrutar cada vez más porque, si perdemos el disfrute, el negocio se acaba hundiendo.

Entre semana es importante hacer alguna actividad fuera de tu negocio que te ayude a desconectar, a descansar y a ser más creativo.

Además de haber creado una calculadora freelance, impartes cursos de marketing para diseñadores freelance, ¿qué ofreces en este tipo de formación?

Efectivamente, doy muchas charlas tanto on-line como presenciales, gratuitas y de pago y, sobre todo, lo que intento es trasladar mi método.

Se llama Imperio Freelance y es también el nombre de mi libro y de mi programa de mentoría grupal, este último el servicio principal en mi negocio.

Con ello lo que hago es ayudar en seis fases a los emprendedores dentro de la industria creativa para que hagan una transformación completa de su negocio.

De esta forma, pueden encontrar su nicho, especializarse, saber por qué son diferentes a los demás y encontrar esa diferenciación para potenciarla.

También les ayudo a saber cómo crear un servicio que de verdad sea valioso para los clientes, que tenga impacto en su negocio y que no se trate de un “parche” que no tenga valor para nadie.

Los cursos también tienen como objetivo proporcionar las claves para crear el sistema de ventas y saber cómo enfrentarse a una reunión con un cliente o cómo hacer un filtro de clientes tóxicos que no convienen.

También abordamos el tema del embudo de marketing, es decir, de cómo hacer ese embudo del que he hablado con anterioridad para captar bases de datos y empezar a crear una relación con los clientes. Es importante no depender solo de tener visitas sin más y hacer algo con este tráfico.

En esta fase también se construye esa relación por email y hablamos del email marketing y de cómo trasladar el valor de nuestro trabajo y también nuestra personalidad y nuestros propios valores personales a los clientes potenciales.

Por último, en la última fase es donde hablamos de cómo generar tráfico y visibilidad on-line y off-line, ya sea con las redes sociales, con un blog (que no es totalmente necesario pero sí muy interesante) o con publicidad en Facebook Ads.

Hay que tener las cinco fases anteriores hechas y no empezar por la fase seis, que es por donde quiere empezar todo el mundo y realmente no sirve de nada si no tienes construido todo lo anterior.

Es un gran error empezar por las redes sociales, obsesionarse con ellas y, nada más ver que no van del todo bien, decir que no funcionan.

Sí funcionan, pero de otra manera. Es como si invitas a gente a comer a tu casa pero todavía no está construida, ni siquiera está el plano hecho, y no has comprado la comida ni has puesto la mesa.

Antes de invitar a la gente a tu vivienda, a tu negocio en este caso, primero tienes que construir los cimientos, construir tu negocio y tu servicio y “poner la mesa” aportando valor y teniendo un servicio que de verdad sea valioso para tus clientes.

Guía Imperio freelance - Trabajando desde casa
Guía Imperio freelance, de Laura López.

Al impartir tus cursos formativos, ¿qué necesidades has detectado con una mayor frecuencia entre los participantes?

La necesidad que más veo, el mayor problema, es que la gente no sabe cómo hacerse valorar y la mayoría se infravalora de antemano por miedo a parecer cara.

Esto es a lo que pretendo dar la vuelta con todo lo que cuento en mis charlas y en el método que acabo de explicar: saber cómo trasladar el valor, pero también crear un servicio que tenga valor y saber llegar a los clientes que estén preparados.

Es todo parte de saber cómo posicionarse en el mercado y cómo enfrentarse al negocio, a los clientes y a los proyectos desde una actitud proactiva y de querer ayudar a la gente y no simplemente hacer un intercambio entre un servicio y un importe económico.

Todo negocio tiene que partir de que estás intentando solucionar un problema ayudando a otra persona. Para mí, eso es súper esencial.

Pero, para llegar a los clientes que te convienen y que te respetan y a los que de verdad puedes ayudar, antes tienes que saber cómo trasladar todo el valor de tu trabajo y poder cobrar lo que mereces sin tener que estar bajando los precios y haciendo descuentos.

Todo negocio tiene que partir de que estás intentando solucionar un problema ayudando a otra persona. Para mí, eso es súper esencial.

¿Qué consejos les darías a los freelances que trabajan desde casa?

Trabajar desde casa tiene sus pros y sus contras. Ahora estoy en una época en la que trabajo la mayor parte del tiempo desde casa.

He trabajado en oficina, en coworking y en oficina propia y, para mí, trabajar en casa tiene las mayores ventajas, sobre todo porque en mi caso tengo la casa para mí sola y un despacho destinado a ello.

Aconsejo a los freelances que todos los días salgan de casa y que a diario hagan una actividad con la que disfruten, a poder ser fuera de su vivienda y que, si pueden, una vez a la semana o cada cierto tiempo cambien de ambiente trabajando una mañana en la biblioteca, por ejemplo.

Pero, sobre todo, que se marquen una actividad con la que digan “ya no puedo seguir trabajando más, cierro el ordenador y me voy de casa para llevarla a cabo”.

De no ser así, corren el riesgo de ir del ordenador a la cama, a comer, otra vez al ordenador y a dormir, y eso es peligroso porque te acabas quemando.

Tenemos que salir de casa, relacionarnos y hacer cosas con las que disfrutemos todos los días, no solo los fines de semana.

Yo sigo haciendo terapia, me gusta seguir intentando crecer a nivel personal y ver cómo disfrutar más de la vida. Mi psicóloga me aconsejó desde un principio que intentara hacer cada día algo con lo que disfrutase.

Considero que es algo que hay que trasladar a todo el mundo porque lo veo también en mis alumnos, ya que muchos trabajan diez horas o incluso están hasta las doce de la noche y, aunque algunos fines de semana descansan, eso es insostenible en el tiempo.

Para estar así y por cuatro duros es mejor ir a trabajar por cuenta ajena y que al menos tengas un horario del que luego te olvidas, así como un sueldo fijo.

Aconsejo a los freelances que todos los días salgan de casa y que a diario hagan una actividad con la que disfruten, a poder ser fuera de casa.

No quiero que la gente tenga que llegar a ese extremo porque no todo el mundo vale para trabajar por cuenta ajena y tener jefes.

Quien está comprometido con su negocio tiene que establecer cambios y no dejarse llevar por la corriente y por las demandas externas porque, de esta forma, la calidad de vida y la flexibilidad horaria nunca llegan y el sueldo que deseamos tampoco porque no nos estamos poniendo límites ni tampoco se los estamos poniendo a los clientes.

Si no sabes cuánto cobrar por tus servicios recuerda que encontrarás la calculadora para freelances y autónomos creada por Laura López al acceder a este enlace.

Avatar

Sara Santoyo

¡Hola a todos! Mi nombre es Sara Santoyo, soy licenciada en Periodismo y nací en Palma de Mallorca en el año 1987. Después de trabajar como redactora y gestora de contenidos en algunas empresas, decidí sumergirme en el apasionante (y a veces tenebroso) mundo del emprendimiento y poner en marcha mi propio negocio. Así fue como nació Didesco (mi empresa) y mis seis blogs. Trabajo desde casa desde 2014 y por eso quiero compartir con vosotros todo lo que vivido, experimentado y aprendido a lo largo de estos años. Espero que este portal web os sea de ayuda tanto si trabajáis desde casa como si el teletrabajo os llama la atención desde hace tiempo y queréis conocer mejor sus secretos y entresijos. ¡Muchas gracias por estar detrás de la pantalla y dedicar tiempo a leer estas líneas!

Un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Como siempre muy buenas aportaciones. Sobre todo lo de salir y no trabajar y trabajar. Porque el trabajo nunca se acaba.

    Yo me propuse que por la tarde de normal cerraría el trabajo, e intentaría pasarla por los niños. No lo cumplo al 100% pero digamos que 3 o 4 días de lunes a viernes si que lo hago.